Capítulo 2

El juez pidió silencio, a la vez que llamaba al culpable a declarar.

Estaba convencido de que me iban a declarar culpable y dada las circunstancias y el país en el que me encontraba, la pena de muerte.
Pero no tenía miedo de contar la verdad, me levanté y empecé la declaración.

Lo recuerdo como si fuera un sueño, y para que entendais mi confusión no lo ordenaré.
Era de madrugada. No había luna pero las estrellas alumbraban la inmensidad del mar. La típica noche de verano en la costa donde el frío entraba suspirando por la ventana en forma de humedad.

Si te fijabas bien la casa estaba en silencio, pero se escuchaba como se tensaban los músculos cada vez que lo recordaba.
Estaba envuelto en mis pensamientos, tumbado en el sofá tapándome la cara como si una pesadilla me buscase, mientras intentaba encajar los acontecimientos y toda la información recibida.

Unos instantes atrás, mi mano había vibrado de tal manera que pensaba que me iba a explotar. No le encontraba ningún sentido, y cuanto más pensaba en ello más me dolía la cabeza.

La migraña había vuelto.

Imaginar por un segundo una película de ciencia ficción, imaginar por un segundo en cuentos de magia.
Pues había salido una especie de bola de energia de mi mano…

Había protegiendo a la señora que tenía delante pues el proyectil habría arrasado con los dos.

Quien me está intentado matar ?

No entendía nada pero sentía que no me llegaba la sangre al brazo, se me estaba durmiendo desde el hombro hasta la punta de los dedos, la jaqueca aumentaba y sentía que era uno de esos episodios donde me acababa desmayando.

Que coño acababa de pasar?
Muchas preguntas y muchas dudas de algo que no tenía sentido para alguien que la curiosidad habría matado.

Recuerdo que pese al dolor y lo traumático que podía haber sido, intentar pensar en ello aliviaba el dolor…

La señora me agarró entre la confusión y salimos del parque.
Nos colamos en el metro hasta llegar a mi casa.
Primero pensé que estaba soñando, luego pensé que estaba loco.


No entendía por qué a mí.
Había pasado por mil lugares, había trabajado en mil sitios, había mentido más de mil veces, robado otras tantas , y había sobrevivido a mil noches sin cenar .
Me consideraba a mí mismo como el inadaptado superviviente inconformista sin vocación, pero era la primera vez que no tenía ni idea de lo que podía hacer.

Sabía cosas que no podía expresar , el instinto de supervivencia nos había salvado , y era consciente que cada experiencia de estrés y de tensión me habían hecho tan fuerte que no dudaba en momentos de pánico.

Pero esto había sido otra cosa.

La señora me había estado hablando desde que habíamos sufrido el ataque, hasta cuando yo estaba en casa sin querer ver, escuchar y entender que pasaba

Pero otra parte de mi cerebro había escuchado lo que me acababan de contar :
Supuestamente todas esas veces que me había librado o que había conseguido el objetivo por los pelos, que todas esas veces que había dicho, que suerte! En realidad había sido como una especia de magia.

Magia, como en Harry Potter , la canción de hielo y fuego o la crónica del asesino de reyes. Las que admiraba pero en las que no creía …

¿Y dices que “esa magia” me sale en situaciones que no tenía más salida?pregunté mientras me incorporaba en el sofá .
No he dicho eso,con lo inteligente que te crees y estás oyendo en vez de escuchardijo la señora mientras le daba un golpe al suelo con sus botas negras de terciopelo.
Estaba inquieta pues no podía parar de dar vueltas, con el miedo de quien es consciente pero no puede hacer más. Suspiró y continuó:
Lo que te he dicho es que en esas situaciones, creíste con todo tu ser que lo conseguirias, y en vez de rendirte peleaste creando una convicción tan fuerte que se hizo realidad dijo con el tono típico de profesora que explica algo aún sabiendo que no lo vas a comprender.
Mira, el subconsciente puede crear y deshacer parte del presente, nos dirige y nos controla sin tener que decir nada.

Como demonios tenía que comprender algo así ? cada vez estaba más perdido aunque no tenía miedo, era más bien rabia de no llegar a comprender lo que estaba pasando, o lo que me estaba contando.

La señora prosiguió:
Para que te pueda llevar conmigo necesito que asimiles lo básico para que el transporte no te vuelva locoDijo mientras se ponía unos guantes que parecían de cuero pero eran blancos como la nieve, mientras empezaba a creer que se iría sola de ese lugar.

Teletransporte? No entendía nada de lo que me estaba contando obviamente.
Mientras hablaba solo podía mirar las palmas de las manos mientras me venían ideas absurdas.
Me vino a la mente un libro que una vez leí y pregunte sin pensar:
¿Tiene esto algo que ver con la ley de atracción? Dije con una mirada seria escondiendo lo mejor posible los sentimientos.
Ella me miró intentando descifrar si lo decía irónicamente o lo decía de verdad.
¿Qué sabes acerca de eso? Me preguntó con intriga. Se que la autoayuda y el positivismo no es suficiente para detener un misil! Dije lleno de rabia mientras me ponía de pie.
Entonces comprendió lo que escondía mi mirada, entendió por qué le dijeron sus maestras que era una causa perdida; no es lo mismo enseñar y moldear a una niña sin miedos que a un adulto varón!

Todo esto iba en contra de sus ocultas, viejas y secretas leyes , pero ella no podía dejar de lado a alguien que necesitara ayuda.
Pero quién necesitaba ayuda, ella o yo?
Casualmente se rendía tan pocas veces como yo.
Se acercó con la mejor sonrisa y me puso la mano sobre el hombro mientras emitía una sensación de tranquilidad que hizo que la piel se me erizara.

Por primera vez me fijé y la miré de verdad. Era como si pudieran ver a través de ella, y por primera vez me di cuenta lo joven que era en realidad, teníamos que ser de la misma edad.
Si te fijabas bien sus ojos marrones brillaban en la oscuridad y su sonrisa era traviesa y tranquilizadora.

Cuando dejas de mirar con los ojos y empiezas a ver con la mente y el corazón puedes ser capaz comprender cosas que siempre estaban y nunca habías visto.

No sabía si era magia, pese a que no quería reconocerlo le hablé de lo que pasó después de leer ese libro. Le conté acerca del único día que por primera y única vez en mi vida de verdad creí que lo que deseaba se iba a cumplir.

Lo recuerdo perfectamente. Recuerdo, que mientras lo pensaba los ojos se me llenaban de lágrimas, recuerdo el momento antes de suspirar y el de cuando soltaba el aire. Recuerdo la energía que me llenó de repente.

Es la única vez en mi vida que estaba seguro que iba a conseguir algo tan lejano en ese momento de la realidad , y lo peor era que estaba tranquilo y feliz aún después de la situación precaria que estaba pasando.

Esa misma noche le reze a mi abuelo para atribuir la fuerza y la decisión que había tomado a algo divino.

A los días lo conseguí todo lo que me había propuesto y estaba tan convencido de que fue gracias a ese día en el cual creí que pasaría, que después de eso nunca más quise hablar del tema para que no me llamarán loco.

Mientras me venía una tromba de recuerdos, en los que me daba cuenta de las veces y las distintas formas que me habían pasado cosas inexplicables o casualidades a lo largo de mi vida , dejé de sentir o pensar mientras una voz a lo lejos se iba acercando.


De repente todo estaba blanco… Estaba en el suelo de rodillas… Aún medio cegado por la explosión ,con un fuerte pitido en las orejas, consciente de que me sangraba medio cuerpo y con el dolor de alguien que sabe que lo acaban de romper.

Sabía que algo acababa de pasar pero no lo quería creer.
Ella en cambio lo había visto perfectamente:
Acababan de lanzar un flujo de energía con la potencia de una bomba atómica y de solo dos metros de diámetro de explosión directamente donde estábamos, con una velocidad tan alta que a ella no le había dado tiempo a reaccionar o levantar una defensa.
Cuando ya había aceptado la realidad, una luz blanca y cálida parecida a su escudo (que era el mejor de su academia) pero mucho más fuerte y potente la envolvió de una manera que ella nunca antes había imaginado.

Se giró y vio que la luz salía de mi, pero como? Si no había hecho ningún sello y era consciente de que yo no podría hacer algo así… No podía ni ella, pero se fijó antes de la explosión como había oído un murmullo en una antigua lengua .
Entonces la explosión.
Se dio cuenta de que de alguna manera había dirigido toda la energía hacia donde se encontraba, y dejando la mínima para mí propia protección.

Ahora era ella la que quería entender cómo , pero sabía que nos habían encontrado y que nos teníamos que ir:
Joel hay muchas cosas de las que tenemos que hablar, así que levanta que tenemos que salir de aquí La miré y por un momento creí que era un ángel , obviamente le sonreí antes de derrumbarme como un actor dramático . Siempre me ha encantado el drama.

Mierda! Les dices tenemos que hablar y salen todos corriendo! Me dijo dándose un golpe con la palma de la mano en la frente.
Aún en el suelo le puse la mano en la bota y le dije:
sácame de aquí , me encantan las buenas conversaciones Ella me miró perpleja y antes de darme una patada y dejarme ko me contestó:
Lo siento, pero realmente eres una carga Hizo un sello, hizo otro , uno más , otro , capa por capa con una rapidez absurda, era como si alguien tejiera con hilo mágico invisible mientras hacían signos con las manos. Cuando llegó la siguiente explosión ya no estábamos allí.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: