Cap.III La maestra de las doce

El Juicio continuaba.

En la primera parte de mi declaración nadie me había interrumpido.
Notaba como todo el mundo en la sala mostraba sentimientos de miedo, respeto, asco y odio, pero no dejaba a nadie indiferente. Podía ver como murmuraban cada vez que me cambiaban de color los ojos. Escuchaba los susurros de sus pensamientos, pese a los grilletes que limitaban todo mi poder.

Ya me había cansado de todas las mentiras que habían contado sobre mi, aunque yo fuera el partícipe de la mitad de ellas.
Sabía que era prácticamente imposible que nos encontraran a la vez que era consciente que cuanto mas durara el juicio más tiempo les daba a mis compañeros.

Si iba a ser el fin, pero por lo menos que me recordaran por toda la verdad.

Asi que prosegui:


Me desperté asustado como si levantara de una pesadilla, mareado de lo rápido que había realizado la acción. Me encontraba en una habitación oscura iluminada por velas, con olor a hierbas y sobretodo a lavanda.
Intentaba enfocar la vista mientras era consciente de que estaba vendado como una momia. Me dolía la cabeza y notaba el latido de mi corazón en cada parte de mi cuerpo como si no me circulara bien la sangre.

No podía ver más allá de las velas que formaban un circulo alrededor de mi, pero tenía la sensación de que me observaban desde algún lugar.

Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo cuando noté que alguien se acercaba por detrás; Intenté girarme lo más rápido que pude estando aún encima de la cama, de repente me empezó a arder el tatuaje del brazo derecho a la vez que me quedaba completamente paralizado.

Interesante… dijo la voz de quien supuestamente estaba oculto tras las sombras.
Al mismo instante empecé a tener escalofríos en todas las direcciones : No era la única persona que estaba en la sala, me estaban rodeando y seguía sin poder moverme.Muy Interesante… dijo otra voz desde mi lado derecho.

Volví a notar fuego en el tatuaje, pero esta vez el fuego se dirigió a mis ojos, cambiando la incertidumbre por rabia. Noté el bloqueo de mi cuerpo mientras por alguna razón escuchaba como se tensaban los músculos de las personas que me rodeaban. Como si mi sistema auditivo se hubiera agudizado, notaba que habian 12 personas a mi alrededor. Por alguna razón notaba algo parecido a sus sentimientos o pensamientos…

La migraña volvió cuando a lo lejos escuche la voz de la persona que me había llevado hasta allí :
Maestras es culpa mía no de él ! dijo con un tono de miedo y de súplica.
Laura te dijimos que era una causa perdida, solo tenias que dejarlo morir… Otra voz continuó; Es demasiado tarde para el.

No entendía nada pero algo se apoderó de mí antes de decir :
Callaros y haced lo que tengáis que hacer, pero acabar con este sufrimiento! dije inconscientemente; el dolor era tan fuerte que ya ni podía pensar, imaginaros como me sentí cuando fui consciente de mis palabras.

Pero esto no adelanto mi muerte, de hecho fué por lo que me salvé
Las doce mujeres se miraron boquiabiertas dando un paso atrás.

Esta vez fue la voz de una anciana la que habló desde lo alto de la sala :
—Dejadlo estar si no queréis acabar fritas dijo con tono de enfado provocando que las doce mujeres de mi alrededor se apartaran poco a poco de donde yo me encontraba. Laura hija mía, haz el favor de traerlo a mis aposentosdijo por último.

El dolor empezó a cesar y el fuego de mis ojos se apagó junto con la ira.
Mi cuerpo dejó de estar paralizado y caí rendido en la cama.

Exhausto vi como la mujer que se había antepuesto a esas doce sombras llegaba hasta mi cama y me cogia; —Arriba Joel, necesito que hagas el ultimo esfuerzo.
—Que acaba de pasar? — pregunté mientras salíamos de el salon donde nos encontrábamos y empezamos a recorrer unos pasillos.
—Has escuchado como hablábamos, pero lo cierto es que nos comunicamos telepáticamente.— me miró con cara de preocupación dejando escapar media sonrisa. —como?— si no fuera por como me dolía la cabeza hubiera pensado que estábamos en un sueño. Ella me miró y esta vez me sonrió con la ternura de una madre antes de decir:
— Vas a conocer a la maestra de todas, posiblemente es la persona más sabia y con más poder de la historia de la humanidad, así que controla tus palabras— me dijo como si estuviera riñéndome.
Que le replicas a alguien que te dice esto después de todo lo que había pasado?.

A partir de ese momento no pregunte nada mas, pues sentía que cada pregunta que formulaba tenia una respuesta en la me perdía aún más.

Recuerdo que subimos unas escaleras de caracol iluminadas por una especie de antorchas.
Recuerdo que notaba como si las esculturas de piedra que decoraban las paredes me miraran.
Recuerdo que cuanto más subíamos menos cansado me sentía.
Recuerdo subir con Laura… Pero no recuerdo cómo entré en la habitación…

Al entrar en la habitación me fijé en que era completamente redonda con el techo de cristal donde se podían ver las estrellas, me fijé en la mesa de roble oscuro y en las estanterías con libros o con frascos pequeños, también había una chimenea con un especie de caldero que desprendía un humo azulado y brillante, mientras un gato de color pardo y con orejas puntiagudas que me observaba desde encima de la cama.

Pero lo que más me llamó la atención era la puerta que estaba al otro lado de la habitación; tenía unos 5 metros de altura, de mármol blanco con detalles dorados, que parecían jeroglíficos, pero estaban mezclados con letras griegas , símbolos chinos y árabes ..
Había algo en esa puerta que me hipnotizaba, como tuviera vida y quisiera que la abriera…

Me había quedado embobado tocando esos detalles cuando oí un chasquido de dedos y una puerta que se cerraba.
Me giré asustado como si me estuviera cayendo en un sueño y de repente despertara. Cuando lo hice había una señora al lado de la chimenea mirándome.

Era mayor , era como si tuviera 200 años pero aparentase no mas de 60, no debía medir más de 1’60 m de altura y se apoyaba en un bastón que parecía hecho de hueso de color negro, llevaba una túnica de color blanco y unas botas de terciopelo del mismo color, y tenía una mirada de esas que te transmiten tranquilidad a la vez que te juzgan o que te intentan comprender.

Era como si supiese mas de mi que yo mismo y eso me relajaba a la vez que me hacía estar en tensión, que contradicción.

—Así que tu eres Joel— Dijo mirándome de arriba abajo, aunque eso ya lo sabia.
—Pues claro que lo sé, a mí poco me vas a poder ocultar, escucho tus pensamientos— cómo podía ser posible?
— Lo es, simplemente, hay cosas en la vida, en este mundo que son, sin más explicación, a veces buscamos respuestas para tratar de comprender mediante palabras, pero las palabras que conocemos se devaluaron y fueron evolucionando como algunas personas querían que lo hicieran…—
Trataba de no pensar en nada y de comprender lo que me decía pero obviamente no entendía nada.

La señora se acercó y me puso su mano en la frente, y continuó:
—Estás en el templo de las 12, en tu cultura ellas le dan el nombre a los meses que conoces.— me tocó el pelo con la misma ternura que lo solía hacer mi abuela… — la magia existe, pero no de la maner que te imaginas, ella está dentro de cada uno de nosotros —

Cogí aire y me aventure a preguntarle : — Y si existe en cada uno de nosotros, por que el mundo no es consciente de ello ? —
— Nuestra magia proviene de la energía, del aire, de la tierra, del sol, del mundo en el que vivimos pero al no saber cómo canalizarla nos oxida y nos debilita poco a poco…— susurro algo y apareció un pequeño pájaro de uno de sus bolsillos. —Digamos que este pequeñín ha crecido practicando y ejercitando esa magia de dentro de él, vale ? — asenti pues tenía un nudo en la garganta. —Pues bien, mira lo que puede hacer— El Pájaro empezó a cambiar de color , como si fuera un arcoiris hasta adoptar una escala de colores del amarillo al rojo como si de fuego se tratase, creció considerablemente y se giró y me miró . Era majestuoso, parecía un águila sacada de un anime… —Pues bien — prosiguió ella — si el pobre no supiera canalizar esa magia mira lo que pasaría— El pájaro continuó cambiando de color hasta que las plumas empezaron a caerse a la vez que volvía a su tamaño original, como si estuviera envejeciendo rápidamente hasta caer en sus manos como si estuviera muerto. No pude contener un chillido sordo.

—No te preocupes y dame la mano — le extendí la mano sin pensarlo y colocó al pequeño encima de ella, por último me dijo: — Concéntrate, si no le ganas a la migraña él no sobrevivirá— Ella pasó la otra mano por encima de él y automáticamente me vino el dolor que tantas veces me había dejado KO, pero esta vez notaba algo diferente, como si ese dolor dejara de concentrarse en las sienes y viajara por mi cuerpo hasta llegar a mi mano y desaparecer. Sentía que lo tenía entre los dedos pero de una manera externa, algo muy raro de explicar…

Un destello blanco salió de nuestras manos y por arte de magia el pequeño pájaro que había sacado de su bolsillo estaba vivo y coleando.
—Como lo has hecho?— pregunté sin pensar.
—No lo he hecho yo, has sido tú, yo solo te he ayudado a que no sintieras tanto dolor— Yo no podía parar de mirar el pequeño.
—Todos tenemos esa magia dentro, pero cada ser o persona la manifiesta de diferente manera— cogió al pequeño y lo lanzó al aire — y al no saber de su existencia o de su poder acabamos enfermando— el pájaro recorrió la habitación hasta llegar a mi hombro, dándome pequeños picotazos en la oreja.
—Creo que le ha gustado que te preocuparas por él —dijo

Era un momento de esos de los que tenía más de 1000 preguntas pero estaba simplemente alucinando. Cuando fui a hacer la siguiente pregunta ls señora se adelantó:
—Ya es suficiente por hoy, es hora de que descanses— dijo con la misma sonrisa tierna que tanto me recordaba a la de mi abuelita —mañana empezarán tus clases— me miro y me guiñó un ojo — ya te puedes marchar, dile a Laura que ella será la responsable de tu aprendizaje—

Cuando fuí a contestar me encontraba fuera de la habitación, Laura me esperaba y no podía dejar de sonreir.

Que acababa de pasar ? Acababa de conocer a quien en algunos libros la nombraban como Hecate, la diosa griega de la hechicería,en otros decían que era descendiente de Maria Magdalena,otras historias decían que era la mismísima Cleopatra, también la relacionaban con Marie Curie o con Frida Kahlo. Era sin duda la mujer más poderosa de nuestro planeta.

Pero yo aún no lo sabía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: